Qué ver y hacer en Bristol: 20 cosas que no puedes perderte

Por gestor1 | Actualizado el 29 de Octubre de 2019.
Vista aérea del puente colgante de Clifton

Bristol es una antiquísima ciudad del suroeste de inglaterra sobre el río Avon y que tiene un excelente acceso al canal de Bristol, por lo tanto, al mar Celta y al océano Atlántico. Su historia está estrechamente ligada al mar y al comercio. Es la octava ciudad más poblada del Reino Unido y durante muchos años fue la segunda ciudad más importante del Imperio Británico, luego de Londres.
Hay tantas cosas que ver en Bristol y alrededores que necesitarás una guía como esta que te ayude a decidirte. Bristol ofrece edificios llenos de historia, arte callejero, vida nocturna y hermosos espacios verdes.

Admira el paisaje desde un barco

Bristol se forjó gracias al comercio marítimo de productos como el tabaco y el azúcar. Si bien esos días terminaron, aún hoy uno de sus mayores atractivos sigue siendo el costado marítimo de Bristol. Existen muchas compañías de botes que te permitirán ver la ciudad desde el agua. El servicio Bristol Ferry Boats opera 364 días al año y lo pueden usar tanto residentes como turistas. Sus 17 paradas hacen que sea una forma realmente conveniente y peculiar al mismo tiempo. Las rutas van desde el centro de la ciudad y pasan por la estación de trenes Temple Meads o el museo SS Great Britain. El Bristol Packet Boats es otro servicio de botes que también ofrece visitas guiadas por el puerto e incluso por el cañón Avon Gorge. Además (para aquellos que no sufren de mareos) puedes disfrutar de una buena comida mientras vas navegando por los canales.

Pedalea cuesta arriba

Dar una vuelta en bicicleta por Bristol puede ser un trabajo duro ya que esta ciudad no es particularmente plana, pero de todas formas, el esfuerzo vale la pena. Esta es la primera `ciudad ciclista' del Reino Unido, y hay un montón de cosas estupendas que puedes hacer sobre dos ruedas. Si no tienes tu propia bicicleta, verás que hay muchos comercios de alquiler en el centro de la ciudad. Una vez que consigas una bicicleta de tu agrado, dirígete a los inmensos espacios abiertos y senderos forestales de Ashton Court, o bien emprende el recorrido de Bristol a Bath Railway, y sigue la ruta de una antigua línea ferroviaria a través de la tranquilidad de la campiña a lo largo de unos 13 kilómetros. Y no te preocupes si terminas exhausto, siempre podrás llevar tu bicicleta en el tren si no te apetece pedalear de vuelta.

BICICLETAS EN EL TREN

La empresa de trenes National Rail recomienda a los ciclistas que quieran llevar sus bicicletas arriba del tren, que utilicen la herramienta PlusBike. Es posible descargar la aplicación para moviles, consultar en internet o en las estaciones. Aquí encontrarás información acerca de los estacionamientos, alquiler de bicicletas, reservas y normas para un buen uso del servicio.

Web: PlusBike

Toma una (media) pinta

Escondido en una calle a unos pasos del Puente Suspendido, en la tranquila localidad de Clifton encontrarás Coronation Tap, este pequeño pub es famoso en todo Bristol por su excelente sidra elaborada por ellos mismos y que tradicionalmente se sirve en media pinta. Ve al “Cori Tap”, así lo llaman los clientes habituales, por un vaso de esta gran sidra que sólo se vende allí y que durante décadas también se ha considerado como un ritual de iniciación para los estudiantes que llegan a la ciudad. Ve a iniciarte tú también, sólo te aconsejamos que luego no te acerques al puente.

Llega más alto

Al igual que en Roma, la ciudad de Bristol tiene siete colinas, aunque pareciera que hubiesen muchas más. Todas esas enormes colinas suponen un reto al moverte por la ciudad y es algo doloroso para tus pantorrillas, sin embargo, le dan a la ciudad un encanto único y también, si sabes a dónde ir, le proporcionan un montón de miradores maravillosos donde podrás apreciar el paisaje. Dirígete al parque Brandon Hill, justo detrás de Park Street, y sube hasta lo alto de la Cabot Tower por una estrecha escalera en espiral desde donde verás toda la ciudad en todo su esplendor.

Date un chapuzón

El hotel Clifton Lido fue construido en 1850, y tras pasar casi 20 años cerrado, reabrió sus puertas en 2008 totalmente renovado y con muchas cosas nuevas que ofrecer. Cambió su nombre a Bristol Lido, e incluyó un montón de cosas como una piscina, un spa con servicios de masaje, mascarillas o sauna, y además un restaurante, todo es de lujo. Si después de tanto viaje y pedaleo conociendo la ciudad quieres relajarte un poco, ve al spa de Bristol Lido por un masaje, y luego recarga baterías con el menú del día del restaurante, donde podrás degustar unas magníficas berenjenas asadas a la leña, codornices enteras y un delicioso queso manchego al romero.

Quédate boquiabierto con los graffitis

El graffiti es una de las manifestaciones artísticas más famosas de Bristol. En esta ciudad podrás ver 'throw ups’, Tags y murales pintados en las rejas de las tiendas y en las paredes de la calle. Bristol está cubierta de graffitis para bien y para mal. Si bien todo el mundo conoce los famosos grafitis de la calle Stokes Croft y los pocos que aún quedan en la calle Nelson, hay mucho más arte callejero de gran calidad, como los que están en el skatepark de Dean Lane en Bedminster o, si eres alguien valiente y de verdad aprecias este tipo de arte, ve al salón de la fama de los grafiteros que queda debajo del elevado de la autopista M32. En este tipo de lugares es donde los artistas residentes y visitantes son libres de dedicarse a crear piezas enormes que son realmente impresionantes.

Prueba distintos sabores del mundo

Durante la Segunda Guerra Mundial, la mayor parte de las estructuras de la ciudad quedaron totalmente destruidas, pero de alguna manera The exchange, un edificio comercial del siglo 18 situado en la calle Corn street, se mantuvo en pie y hoy en día es el último de su tipo que queda en el país. The exchange está repleta de comerciantes independientes que venden todo tipo de artículos gracias al Mercado Saint Nicholas. Al lado, encontrarás Glass Arcade con muchos puestos de comida que ofrecen platos y golosinas de todas partes del mundo. Prueba desde divinos wraps hechos con pan naan en Matina, pasando por los tentadores tajines de Al Bab Mansour, la impresionante carne de cerdo en Caribbean Wrap hasta los fabulosos falafels de Eat A Pitta, todo es sencillamente delicioso. Y si te apetece algo un poco más británico, come uno de los postres de la famosa franquicia Pieminister que también cuenta con un local allí. Hay muchísimas cosas que te harán agua la boca.

Vete de fiesta

El local Cosies en St. Pauls es un pequeño sótano situado en una zona humilde del centro de la ciudad. Durante el día es un agradable bar de vinos donde se reúnen hombres de negocios, pero por la noche se transforma en un ruidoso y alocado microclub que presenta algunos de los mejores DJs de reggae y Bass music de la ciudad. Sin duda alguna, Cosies es realmente una pieza importante dentro de la movida musical de Bristol. El local, de techo bajo y suelos de pizarra,  siempre tiene un ambiente agradable, y está lleno de gente de todos los estilos, sobre todo amantes de la música electrónica. Acércate un fin de semana y disfruta de los 'Domingos de Reggae' para que cierres la semana con broche de oro.

Festivales y más festivales

Bristol es una ciudad de excelencia cuando hablamos de festivales. Gracias a su cercanía con Glastonbury, cada junio, las calles de Bristol se quedan vacías mientras que miles de personas se dirigen al famoso festival para disfrutar de un fin de semana de buena música con los mejores artistas de la actualidad. Sin embargo, Bristol también organiza una serie de festivales todos los años (desde mayo hasta septiembre), así no hay necesidad de salir de la ciudad. Aquí te nombramos solo unos: Love Saves The Day, Tokyo World, St. Pauls Carnival, Harbour Festival, Pride, The Balloon Fiesta y muchos más. La gente de Bristol siempre tiene una excusa  para festejar y beber sidra casi todos los fines de semana que tiene el verano.

Asústate

Bristol, es una ciudad vieja. Realmente antigua. Naturalmente, hay uno que otro cuento de terror e historias de fantasmas que se pasean por los viejos caminos y edificios que componen la ciudad. No esperarías menos de una gran ciudad que cuenta con más de 800 años de historia. Existen algunas empresas que se dedican a realizar tours por la ciudad en donde te mostrarán posadas, casas y cines embrujados, y escucharás historias sobre monjes y duendes de carretera. Además, a lo largo del recorrido verás algunos lugares donde se filmaron películas de cine y series de televisión. Es seguro que aprenderás un par de cosas en el camino.

Compra algo artesanal

Una de las cosas que hace única a esta ciudad es la gran variedad de tiendas independientes que se encuentran en las áreas más concurridas. Se dice que las zonas de Gloucester Road y Stokes Croft cuentan con la hilera de tiendas independientes más larga de Europa: casi 4 kilómetros de tiendas a cada lado. Sin dudas verás alguna tienda de grandes franquicias pero no son la mayoría. La cantidad de murales que existen en esta área te da una idea del espíritu de independencia y libertad que cultiva la ciudad y el apoyo que sus ciudadanos brindan a las pequeñas tiendas para que prosperen. ¿Por qué no contribuyes tú también?

Disfruta de la música de Bristol

Es más que un hecho que esta pequeña ciudad ha producido grandes intérpretes de talla mundial. Artistas como Smith & Mighty, Massive Attack, Portishead, Full Cycle, Pinch y Julio Bashmore han dado a conocer a Bristol al mundo, y ahora es conocida como una de las ciudades musicales más influyentes tal como Detroit y Berlín. Lo que una vez fue llamado como el Bristol Sound aún se sigue desarrollando y escuchando todas las noches de la semana en los distintos bares y clubs de la ciudad como Cosies, Lakota, Motion, The Old Duke y muchos otros.

Respira aire fresco

The Downs es el pulmón de la ciudad y se extiende desde Whiteladies Road hasta el Puente colgante. Esta gran extensión de tierra les ha servido de refugio a los residentes de Bristol para escaparse del ritmo acelerado de la ciudad durante generaciones. Es un buen lugar para pasear o trotar, también hay suficiente espacio para practicar deportes o tener un buen partido de futbol sin necesidad de molestar a nadie. Además hay un área que queda al suroeste del parque conocida como Sea Wall donde podrás tener unas vistas espectaculares del cañón Avon Gorge y del Puente Colgante.

Visita el M Shed

Este es el museo que te mostrará la historia de la ciudad desde un espacio icónico como es la zona del puerto. Aquí podrás conocer las historias de los ciudadanos que transformaron la ciudad a través de los siglos, empezando hace 2000 años, pasando por la época del tráfico de esclavos y hasta nuestros días. La entrada es gratuita por lo que es una buena atracción para toda la familia y sin dudas algo que ver en Bristol obligadamente.

Ve una obra de teatro

En Bristol aman la cultura, y no hay nada más educativo y vigorizante para el intelecto que una buena obra de teatro. Sumergirte en las artes escénicas es muy sencillo en esta ciudad ya que cuenta con un montón de teatros y auditorios que presentan todo tipo de obras y espectáculos casi todas las noches. Aquí podrás ver grandes shows que se encuentran de gira por la ciudad en el teatro Hipódromo o el Old Vic, u obras de vanguardia en el Redgrave o el Tobacco Factory, hasta otras un poco más íntimas en los teatros Wardrobe y Little Black Box.

Prueba la cerveza local

Bristol es sinónimo de sidra, pero hay una revolución de cervezas artesanales que podrías aprovechar. Bares como Zerodegrees en Park Row y Hotwells' Grain Barge iniciaron un movimiento de cerveza artesanal, y recientemente se ha concentrado en el centro de la ciudad en calle King Street. Primero abrió The Beer Emporium, luego tuvo lugar la reinauguración de Famous Royal Navy Volunteer, y por último Small Bar, los tres juntos forman lo que se conoce como el 'Triángulo de las Bermudas'. Ahora con la apertura de Kongs, ese triángulo pasó a ser más bien cuadrado, pero lo que realmente importa es que ahora hay un área dedicada para que los amantes de la cerveza pasen una tarde visitando estos cuatro grandes lugares para encontrar la mejor cerveza.

Maravíllate con la gente

Como reza un dicho: “En Inglaterra no hay nada más raro que su gente”. En Bristol solo tienes que echar un vistazo alrededor para darte cuenta de la veracidad de este aforismo. A donde quiera que vayas, la gente que te rodea es la que define y le da una singular identidad a la zona. Los residentes hacen de este lugar una ciudad de contrastes, desde la diáspora de malabaristas y cirqueros que se encuentran en Stoke Croff, hasta los bien vestidos y, por supuesto, bien hablados residentes de Clifton. Si quieres experimentar esto, solo siéntate en un banco y verás pasar a los millonarios por toda el área de Triangle o conocerás a los bohemios de Stokes Croft. Siéntete como un antropólogo.

Busca el oro negro

En los últimos años han proliferado por toda la ciudad más de una docena de cafeterías donde sirven unos cafés excelentes. En las zonas de Bedmister y Horfield puedes encontrar desde un café en frío, hasta expresos al estilo italiano o café cortado, siempre habrá un lugar donde podrás saciar tu sed de cafeína. Además, La mayoría del café que utilizan para su elaboración proviene de tostadores locales. Si realmente te consideras un aficionado, te recomendamos que visites el área de Small Street en el centro de la ciudad donde encontrarás el Full Court Press y el Small Street Espresso que son reconocidos por sus mezclas complejas y su excelente tostado.

Vuelve a lo análogo

En Bristol, a finales de los años 90 había una disquería cada 50 metros. Pero, como en todas partes, eso ya es cosa del pasado gracias llegada de los MP3 e internet. A pesar de que muchas tiendas como Replay, Rooted, Breakbeat Culture ya cerraron, aún existen muchos lugares para redescubrir el amor por los vinilos. Tiendas independientes como Idle Hands y Payback mantiene al día la movida musical de la ciudad con lo nuevo de la música electrónica y el reagge, igualmente las tiendas Wanted, Prime Cuts, PK Music Exchage y Plastic Wax cuenta con un excelente repertorio de Cds y vinilos de segunda mano. Todas estas tiendas son atendidas por verdaderos expertos en música. Así que si quieres recordar viejos tiempos allí podrás pasar un buen rato.

Cruza el puente

El Puente Suspendido de Clifton, construido en 1864 gracias a los impuestos de peaje, es mucho más que una obra maestra de diseño e ingeniería. Es considerado como el trabajo más grande realizado por el Ingeniero británico Isambard Kingdom Brunel y un icono que llena de orgullo a la ciudad. No importa cuántas veces hayas ido hasta la localidad de Clifton para mirar desde lo alto de la gigante estructura de hierro forjado, siempre tendrás ese vértigo, esa sensación de mareo producida por las alturas. Así que si te encuentras visitando la ciudad, no te puedes perder esta impresionante atracción. Y si aún no has cruzado el puente puedes reservar un tour por el sitio (lo realizan todos los días) y así podrás conocer su intrigante historia.

Dato Curioso

Bristol fue premiada con el título "Capital Verde Europea 2015" y fue nombrada por el periódico The Sunday Times como el mejor lugar en Gran Bretaña para vivir en 2014 y 2017.