Qué ver y hacer en Bath: 16 cosas que no puedes perderte

Por gestor1 | Actualizado el 30 de Octubre de 2019.
Vista de la ciudad de Bath desde el río Avon

Bath es una de las ciudades más bellas de todo el Reino Unido, es rica en historia por sus casi 2000 años de antigüedad, tiene fuentes termales y hermosos edificios construidos en piedra caliza. Aunque las termas son una de las cosas más famosas que tienes que ver en Bath, también cuenta con una fantástica movida cultural, llena de mucho teatro, música, comedia, arte y más. Si tienes planeado visitar el West Country (la zona del sudoeste de Inglaterra) y estás buscando qué ver y hacer en Bath, esta lista te será de gran ayuda.

Prueba la cerveza de Bath

Si eres un amante de la cerveza artesanal, aquí en Bath serás muy feliz bebiendo. La gente de por aquí es fiel a las cervezas de la región. Muchos de los pubs ofrecen una variedad de cervezas producidas por los lugareños, como Electric Bear, Bath Ales y Abbey Ales (la cervecería más antigua de la ciudad).  La buena y vieja sidra británica tampoco se queda atrás ya que es una de las bebidas más veneradas del West Country. Así que ni bien llegues a Bath, tomate un descanso del viaje bebiendo una cerveza o una sidra artesanal.

Nuestra recomendación

La cervecería Wadworth ubicada en la localidad de Devizes.

Lugares turísticos de la ciudad

Aunque la ciudad no es muy grande, hay mucho para apreciar. De hecho, es imposible ver todo lo que ofrece Bath en un día. Entre los primeros lugares a visitar están el Royal Crescent y las Termas Romanas, así como a otros sitios igual de pintorescos como el exuberante Prior Park. Ya que pasarás todo el día caminando, al día siguiente puedes contratar uno de los tours en autobús que ofrece la ciudad.

Una perspectiva diferente

Si crees que Bath se ve muy bonita en fotos, deberías verla desde el cielo! Siempre y cuando el clima lo permita, y no le tengas miedo a las alturas, puedes subir a un globo aerostático y obtener una perspectiva única de la ciudad. Por lo general, los globos despegan al amanecer o al atardecer, cuando el cielo es más cautivador. Incluso podrás ver la hermosa campiña de Somerset al mismo tiempo que contemplas muchos de los monumentos de Bath desde un ángulo totalmente diferente.

Compañías de globos aerostáticos

Bath Baloons - 23-51 Winterstoke Road, Ashton, Bristol, BS3 2NP. +44 01225 466 888

Bailey Baloons - 44 Ham Green, Bristol, BS20 0HA.  +44 01275 375 300
 

Rondo Theatre

En la localidad de Larkhall encontrarás esta antigua iglesia hoy convertida en el Rondo Theatre. Aquí se presentan obras de una compañía de teatro del mismo nombre, y llevan trabajando desde 1953. Sus shows tienen gran carisma y también se pueden ver otras producciones de comediantes y circos entre otros. Es un buen lugar para ir en familia y cultivarse.

Bath Forum

Este es un viejo cine muy bonito que se inauguró en 1934, sin embargo, en la actualidad se usa como escenario donde se presentan las mejores bandas, tributos, comediantes y musicales del Reino Unido. El interior de la sala presenta decorados cubiertos con pan de oro, tallas de madera y unas 1600 butacas de color verde, lo que la convierte en la sala más grande de la ciudad. Aquí se han presentado artistas como Los Beatles, Paloma Faith y Jaimie Cullum y, desde 1988, la iglesia Bath City Church mantiene sus sesiones en esta sala.

Komedia Bath

Ubicada en el Beau Nash House, esta compañía es conocida como la hermana pequeña de Komedia Brighton. Solo tienes que ver la gran cantidad de premios que tienen para saber que vas a pasar un buen rato. Es cinco veces ganadora del Chortle Award como mejor local de comedia en Gales y el oeste de Inglaterra, inclusive su restaurante ha quedado en primer lugar en los Taste of the West Awards. Además, aquí no solo presentan shows de comedia, también puedes disfrutar de música en vivo, películas y shows burlesque. Cuando ya te hayas cansado de reír, ve a la cafetería Arts por un café y un almuerzo hecho con ingredientes de la región. Te recomendamos que pruebes la paleta de cordero marinada con manzanas y chiles, te encantará.

Termas romanas

El emperador Julio César una vez pensó que Britania no valía la pena, aunque su sucesor Claudio no opinaba lo mismo. Si no hubiera sido porque su ejército conquistó el sur de inglaterra en el año 47, tal vez no existirían Londres ni las carreteras ni los acueductos que existen hoy en día. Tampoco existirían las Termas de Bath. Los romanos fueron los que descubrieron las aguas termales y construyeron asombrosas estructuras alrededor de ellas. Las increíbles termas romanas son el legado mejor preservado de esa época y se encuentran convenientemente en el centro de la ciudad.

Edificios georgianos

Mucho tiempo después del imperio romano, fueron los georgianos (1714 a 1830) los que construyeron la mayoría de los monumentos que ves hoy en día en Bath. Fueron ellos los que usaron la piedra caliza, por las que son famosas las termas romanas, para construir y decorar edificios tales como Circus (un conjunto de casa adosadas que forman un círculo), la Assembly Rooms (aquí se encuentra el Fashion Museum) y La Sala de Bombas. No puedes puedes perderte el Royal Crescent, una media luna hecha con casa adosadas,  adornadas con 114 columnas jónicas y molduras palladianas y un gran área verde en el medio con una barrera tipo ha-ha.

La casa de Jane Austen

Todos los británicos le deben a la escritora Jane Austen, esa costumbre de ver telenovelas de época los domingos por la noche. El Jane Austen Centre está situado en un auténtico “townhouse georgiano” y brinda a los turistas la oportunidad de conocer la historia de la escritora. Este peculiar centro cuenta con un personal, quienes estando disfrazados, te contarán todos los detalles de los últimos momentos de la vida de Austen en Bath a comienzos del siglo 19. También podrás disfrutar de una taza de té en el Regency Tea Room o comprar un souvenir en la tienda de regalos.

Carreras de caballos

Disfruta de una carrera de caballos en el antiguo hipódromo de Bath en Landsdown Hill, que queda a unos 20 minutos en coche de las Termas. La primera carrera tuvo lugar en 1811 y se repetían una vez al año. En la actualidad, hacen unas 30 carreras además de otros eventos especiales tales como festivales de cerveza o de sidra, medio maratón y bodas. El hipódromo cuenta con varios salones para eventos como el Roof Top Garden, donde tendrás una excelente vista de la pista de carreras, y la Royal Crescent Suite que cuenta con un restaurante de lujo.

Fashion Museum

Anteriormente conocido como Museum of Costumes, este museo está ubicado en el sótano del The Assembly Rooms y fue fundado por la escritora y diseñadora Dorlis Lanley Moore en 1960 para mostrar su colección de trajes. Aquí se muestra la ropa que se ha usado a lo largo del tiempo, la colección va desde zapatos de la época georgiana hechos de seda, hasta los más contemporáneos Nike Airs. Caminar por este museo es un un viaje muy colorido entre telas y formas.

Cena en la casa más vieja de Bath

¿Has oído hablar de los panecillos Sally Lunn? de no ser así  lo sabrás luego de que visites la casa más antigua de Bath conocida como Sally Lunn. Este pequeño restaurante y salón de té es famoso por preparar unos panecillos un tanto especiales. Son una mezcla entre un pan y un pastel. Sally Lunn está abierto todo el día y allí podrás pedir platos de la región como el Trencher Dinner, que es una comida que se sirve en un plato hecho de pan llamado trencher tal y como se acostumbraba en el medioevo.

Prior Park

Se encuentra al sur de la estación de trenes Bath Spa. Es un parque que tiene una antigua mansión y jardines espectaculares. Fue fundado por el mecenas Ralph Allen en el siglo 17, y ahora está bajo el cuidado de la organización National Trust. Entre los elementos más sobresalientes del parque está el puente georgiano, que es uno de los 4 que existen en el mundo. También tiene un templo gótico y una bodega para el hielo que antes era usada por los habitantes de la mansión. Cuenta con dos pequeñas tiendas, una de ellas en un kiosco al aire libre y otra en un bote. Además de todo esto, tiene una casa de té que abre los fines de semana a lo largo del invierno para que puedas calentarte con una bebida. La administración del parque realiza con frecuencia actividades para la familia.

Museo Holburne

Sir William Holburne era un hombre de la marina que viajaba por los océanos y tenía un amor verdadero por el arte. De esta forma, pudo coleccionar piezas raras y poco comunes de todo el mundo. El Museo Holburne alberga una vasta colección de artefactos, así como muchas otras obras de arte fascinantes que van desde pinturas al óleo georgianas hasta tallas del siglo 16 y mucho más. Incluso uno de los pasaportes de Sir Holburne aún se conserva hasta el día de hoy, y es exhibido junto con las medallas que le otorgaron por su valentía en la Batalla de Trafalgar.

La Abadía de Bath

Tan pronto como entres en la Abadía de Bath, mira hacia arriba. El exquisito techo abovedado es una hazaña de la arquitectura del siglo 16. El intrincado diseño, que se extiende finamente desde las paredes, fue creado por Robert y William Vertue, quienes también diseñaron el techo de la capilla de Enrique VII en la Abadía de Westminster. Sin embargo, no te vayas a lastimar el cuello de tanto ver hacia arriba. Puedes hacer un recorrido por las torres y mirar por encima del techo hasta llegar al cuarto de campanas para echar un vistazo detrás de la esfera del reloj. Sin dudas, una atracción maravillosa de la ciudad de Bath.

El hospedaje no es problema

Ya sea que vayas a visitar las espectaculares termas romanas, seas un fanático de Jane Austin y quieras explorar el pueblo que tomó como suyo, o simplemente para disfrutar de las maravillas arquitectónicas de la ciudad y ver algo de arte, no tendrás que preocuparte por encontrar un buen lugar donde hospedarte. Bath tiene hoteles y posadas para todos los gustos y bolsillos, desde el encantador Great Pulteney número 15 que se encuentra en una terraza georgiana hasta el exquisito hotel y spa situado en el Royal Crescent.